¿ SABES CÓMO ALIGERAR TUS PLATOS DE PASTA?

Plato de pasta con verduras

La clave es eliminar grasas, combinarla bien y cocerla en su punto. ¿Quieres saber cómo conseguirlo?

1. CALCULA BIEN LAS RACIONES.
Porque a la hora de cocer pasta (o arroz o lentejas…) no vale ir a ojo. EL tamaño de una ración ideal serían unos 80 gramos en seco.
2. ELIGE UNA PASTA GRANDE.
Porque pastas grande tipo los rigatoni (tubos) ocupan más espacio en el plato con lo que puedes reducir un poco el tamaño de la ración (Con 10 gramos menos de pasta te ahorras 35 kcal)
3. COCÍNALA AL DENTE.
DE éste modo aunque su aporte calórico es el mismo, su índice glucémico baja considerablemente (Recuerda además que el de la pasta integral ya es más bajo que el de la refinada). Eso significa que la energía que nos aporta va liberándose gradualmente, por lo que no acumularás carbohidratos en forma de grasa. Para saber cuando está al dente, extrae una pieza de pasta del recipiente de cocción y pártelo por la mitad, si en su interior se dibuja una línea de color diferente (más cruda) está lista.
4. ELIGE BIEN CÓMO LA ACOMPAÑAS.
No es lo mismo servirlo con verduras asadas y luego troceadas que sofreírlas. Como tampoco lo es prepararla con tomate natural que con salsa de tomate del supermercado (más de 90 kcal) y en cambio un chorrito de aceite son 50 kcal.
5. DALE OTRA VUELTA A LAS SALSAS CLÁSICAS.
Prueba ha hacer tus propias versiones de las salsas clásicas con bechamel con leche desnatada o de avena, o una de yogur batiéndolo con un poco de limón o leche. O incluso hacer vinagretas casi sin aceite de mostaza, soja o naranja.

¿Os ha quedado claro la mejor manera de preparar y comer pasta? 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *